Friday, January 30, 2009

"He was someone"


FOTOGRAFÍA: MAX ORTIZ / The Detroit News

Hay días en que el corazón se encoge. Y ayer fue uno. Navegando por NPR, la maravillosa radio pública de Estados Unidos, escuché una breve entrevista con Charlie LeDuff, un periodista de Detroit. LeDuff recibió esta semana una llamada. Le informaban de la presencia de un cadáver, enterrado en el hielo formado en el hueco de un ascensor en el Roosevelt Warehouse, uno de los centenares de edificios abandonados en Detroit, una ciudad donde 19.000 personas, o una de cada 50, son homeless, sin hogar.
Le habían llamado a él, y no a la policía, porque quien había visto el cuerpo enterrado se había colado en el edificio y no quería problemas con las autoridades. Habían entrado para jugar a hockey sobre hielo. Lo siguieron haciendo incluso después de toparse con el cadáver.
LeDuff fue al edificio, donde suelen vivir grupos de homeless. "No lo reconozco por sus zapatos", dijo uno. "Lleva ahí por lo menos un mes", le contó otro. La gente, según le explicaron a LeDuff, había estado yendo allí y retratando el cuerpo con las cámaras de los teléfonos móviles. Nadie había llamado a las autoridades.
El periodista lo hizo una vez el martes. El miércoles el cuerpo seguía allí y volvió a llamar. Esta vez se encontró con agentes y bomberos en el edificio.
La historia escrita por LeDuff se puede leer entera aquí. Dice, como la foto, mucho. Pero son unas palabras del periodista en NPR as que realmente cuentan para mi es . "He was someone". Era alguien. E importa quién.

Si quereis sentir Detroit os recomiendo este reportaje que hizo recientemente Jake Price, gran fotógrafo y amigo.

7 comments:

jorgenagore said...

El título es acojonante, hay gente que ha nacido para poner titulares. La historia, por supuesto, tb.
Besos.

Idoya said...

Ay, Jorge... Una de las imágenes que tengo grabada de mi viaje a Nueva Orleans tras el Katrina fue la de un cuerpo en la calle, hinchado por el agua, y una patrulla de militares pasando al lado sin hacer nada... Lo de la dignidad de toda vida creo que a veces se olvida...

Kafda said...

"J'espère que quelqu'un m'attend quelque part". La primera vez que leí ese título: Espero que alguien me espere en algún lado, me conmovió mucho. Esperaba el último tren del centro de París a casa, como a 2 horas de allí. Hacía frío, mucho frío. No tenía más compañía que un argelino delirando en alcohol y los títulos de los libros en la vidriera de los kioskos susurraban en mis ojos. Y casualmente, no me esperaba nadie del otro lado.

Me vino también a la mente cierto profesor de secundaria que me dijo muy fijamente: "Bueno, ya sabes, tienes que estudiar para tener un título... Y SER ALGUIEN.

Es así que la palabra "alguien" me produce malestar y hasta enojo, de sólo pensar que las sociedades sólo se la atribuyen a un grupo de humanos en torno a su currículo de vida. Todos somos alguien, y a veces somos algo, o las dos cosas, pero somos... y estamos.

Ser alguien se ha convertido así en un consigna que no responde nunca a las aspiraciones propias, pero si no te la ganas, eres NADIE. Ergo, no cuentas, nadie te llora, no existes.

¿Qué triste, verdad?

Por supuesto que el cadáver de Detroit, como mi acompañante argelino, no tienen que pedirle permiso a nadie para ser alguien, y sin quererlo se escurren en la dimensión de algo: la indiferencia, el abandono, el doble discurso de la moral social del mundo 'desarrollado', son tantas cosas...

Esta alguien saluda a otra alguien a la que acaba de leer en esta maraña de red informática, donde nos batimos a diario para no ser nadies. Aunque, si lo piensas bien "No eres nadie" podría convertirse hasta en un halago, dependiendo de qué facción venga.

Saludos cordiales
Una vocesita

oeuf de canard said...

Hola Idoya, otro Jorge que quizás no recuerdes pero que sí recordarás si te ayuda Paco. De atrás de un montón de años amontonados te echo un saludo, un abrazo mejor, y te deseo una felíz travesía en este barco tuyo. Un placer seguir estas lineas.
Lo dicho, un abrazo.

De Prada Elía said...

Hola soy Javi, y me encontrado con sorpresa el linkeo de Nagore al periscopio que has abierto en el océano de la red...qué maravilla y qué honor poder mirar a través de él con tus ojos.
Espero que los habitantes de esta ciudad provinciana estemos a la altura...sobre todo con nuestro ingles paupérrimo...ya me apañaré con un diccionario.
Un fuerte abrazo y de vez en cuando nos encontramos aquí mismo para intercambiar besos virtuales.

jorgenagore said...

Estimada Noain: el ritmo que cuelga usted posts va a alcanzar el ritmo de Victor Erice haciendo películas. Necesitamos letras. Puede hacer usted como yo, cuelgue los artículos por los que le pagan, aunque sea poco. Así algunos nos podremos relamer más habitualmente y no con este goteo que se agradece pero que nos va a matar.
Besos.

Pd. ya contarás qué tal en la Polonia tropical.

Ian said...

"I was who i wasn´t" it is the title of the last Martin Martin book i´ve been reading it and a big dark drop of my life has fallen
over mine old dreams.Think about the insupportable fetor of the identity.
Pd:once upon a time in Oxford.